the29nov films. La imagen polisémica

  • Publicado por Observer
  • Hace 1304 días

El Apropiacionismo y la manipulación de “imágenes encontradas” es una de las líneas de investigación estética más fecundas desde los albores del videoarte: el modus operandi consiste en reubicar material audiovisual de origen variopinto (viejas películas de serie B, publicidad de productos ya extintos, documentales científicos, reportajes informativos, etc.) recontextualizándolo, deformándolo y reconstruyéndolo hasta que revele significados a menudo inesperados, pero siempre latentes. Dicha estrategia estética es similar a la práctica musical del sampling, que remite a su vez a los field recordings y a la música concreta: metodologías artísticas que tratan de buscar sentidos inauditos para el marasmo de experiencias sensoriales que componen nuestra mesmerizante cotidianeidad telemática. El artista no crea los significados, sino que los escudriña con desenfado nihilista: nada tiene sentido por sí mismo, y la tupida fronda de significados que nos rodea funciona como un ecosistema denso y mutable determinado por el contexto de cada imagen, y sus modos de reverberación, con nuestros prejuicios y recuerdos. Así, desfiles militares de Corea del Norte pueden traslucir inesperadas cualidades plásticas en función de la música que las acompañe (aflorando simbolismos que pasarían desapercibidos en el contexto de un telediario), o las escenas más pavorosas del viejo cine de terror tornarse amables y divertidas cuando son convenientemente manipuladas. Esta potencial re-significación de las imágenes ha sido investigada con profusión por los videojockeys, que ya desde las primeras raves ilustraban las fiestas con filmaciones de origen inextricable y efectos perturbadores.

El apropiacionismo audiovisual vive una nueva edad dorada en Youtube o Vimeo, y proliferan los artistas que producen desde cortometrajes experimentales domésticos a mash-ups cómicos sirviéndose de filmaciones robadas y deformadas para desmenuzar significados fortuitos sin más recursos que cortar, pegar y reubicar imágenes aparentemente inofensivas, estériles. Y el colectivo que más popularidad está obteniendo a día de hoy es the29nov films, cuyo éxito se debe a haber aparecido en el momento y el lugar adecuados: Berlín, en pleno renacimiento del techno oscuro, como banda sonora oficial del hipsterismo paneuropeo. Sus clips ponen imágenes a temas de Marcel Dettman, Sandwell District o Ben Klock, mediante jirones de oscuras filmaciones vintage aparentemente anodinas e inocuas y que, acompañadas por la cadencia de la electrónica minimal, desvelan una textura inusualmente espectral, en las antípodas de la imaginería lúdica y hedonista generalmente asociada a la escena de clubs. Robots japoneses que se comportan como insectos, panorámicas urbanas de atmósfera mortuoria, presentadores de telediario operando como instructores sociales de un universo orwelliano… Lejos de la sensual carnalidad de la iconografía  de la música disco más veraniega, the29nov films figuran ambientes maquinales y desafectos, en consonancia con el proyecto estético del techno y su rechazo de la sentimentalidad egótica del pop-rock de toda la vida.

El apropiacionismo visual apabulla porque maneja imágenes que nos rodean cotidianamente, y cuyos subtextos y significados posibles nos habían pasado generalmente desapercibidos. El trabajo del videojockey (un ladrón de orquídeas en la floresta multimedia que envuelve nuestras vidas) adquiere entonces la potencia epifánica que Heidegger invocaba como esencia última del arte: la de desvelar verdades que siempre han estado ahí, pero que ha den de ser iluminadas (y reveladas) por la mano y el ojo del artista. Un documental de educación sexual de los años 50, oscuras monster movies de serie Z, gacetas sobre celebridades o simples filmaciones desde la ventanilla de un automóvil traslucen contenidos cuando menos desconcertantes, y casi siempre impactantes. El objetivo es adiestrar al espectador en la detección de los sentidos latentes en las imágenes que nos rodean, actualizar la función primigenia de la poesía en el histérico ecosistema de imágenes virtuales contemporáneo.

Canal de Youtube de the29nov