victus

  • Publicado por Rafa
  • Hace 1433 días

cuando comienzas una exploración deberías tener la mente abierta y dejarte llevar, quitarte todas las ideas preconcebidas que tienes en la cabeza y estar dispuesto a abrazar lo nuevo. pero es difícil desprenderte de los prejuicios. cuando tienes miedo, hasta te puedes enfrentar a una lectura con un escudo. pero al fin y al cabo solo es un libro, ¿qué puede hacerte? ¿te muerde? ¿te salta a los cojoncillos? hasta rajoy lo ha hecho.

el 11 de septiembre es el día nacional catalán, la diada. la historia que tiene lugar en este libro habla sobre el asedio y caída de barcelona en aquel día de 1714. esta fecha, este hecho, es uno de los pilares de la conciencia catalana.

la mayoría de la gente no se interesa por la historia. puedes decir: “artur mas es un cabrón”, o “rajoy es un gilipollas”, y la gente puede responder a eso, pero si hablas algo sobre la historia o mencionas alguna fecha lejana tal vez te empiecen a mirar como a una especie de friki insoportable.

lo cierto es que la historia juega un papel importante, a veces e incluso clave en el futuro de un pueblo como se ha demostrado en el caso de israel. así que a veces no está de más echarle un vistazo.

el libro está lleno de tacos y tiene un lenguaje muy actual; en ese sentido se hace bastante ameno. me llama la atención que el protagonista sea un catalán que se ha educado en francia y que finalmente termine combatiendo a las órdenes de un castellano para defender su ciudad natal. ¿no parece seguir un curso paralelo al de la historia de cataluña?

aparte de a los miqueletes (campesinos bandoleros catalanes), a los que el protagonista parece ofrecer su amor más tierno, diría que incluso más que a su mujer, amelis, que es un amor que no me termina de llegar, el cariño máximo que muestra en la obra es hacia sus dos grandes maestros: Vauban, y más tarde Villarroel, incluso por encima de los felpudos rojos, los duques de berwick u otros personajes que se cruzan en su camino.

hay grotescas y divertidas escenas de amor homosexual –“aquella noche follamos como conejos”, jajaja–, personajes de auténtico sainete, como “plis plas” o la entrañable y horrenda waltraud, que junto a una trama entretenida, llena de traiciones y cambios de bando hacen que sea un libro muy fresco, escrito de una forma muy descarada y con muy pocos complejos.

victus te revela cómo se ve una parte de la historia española desde cataluña y en ella parece que van dejándose atrás los clásicos retratos de héroes para ir dando paso a personas llenas de defectos pero que también tienen alguna que otra virtud, y que, a pesar de todo, con todas esas imperfecciones que llevan a cuestas, en el fondo están luchando por algo en lo que verdaderamente creen. ¿el qué?

Imagen: Bibarnabloc, vía La Vanguardia